Vida del emperador Carlos V día a día: 23 de diciembre

El 23 de diciembre de 1543, víspera de Nochebuena, el emperador Carlos V se fue de boda, aunque antes le dio tiempo de escuchar cómo se convocaba la convocatoria de la Dieta en Spyrs (Espira, en Alemania, para entendernos. No el apellido de la cantante llamada Britney).

Por aquellas fechas, el emperador se encontraba en Bruselas recuperándose de las nuevas hostialidades con el francés —Francisco I, recuerdo— y rumiando qué hacer con los príncipes alemanes, díscolos no, lo siguiente. En consecuencia, y como en aquella ciudad alemana ya se habían celebrado dos dietas anteriores —en 1526 y 1529— para tratar el asunto en cuestión —o sea, contener el auge del luteranismo, además también de cómo detener al turco, es decir, a Solimán I, que estaba llamando a las puertas de Viena para que le dejaran pasar y quedarse con la ciudad sí o sí—, el emperador determinó que se celebrara otra más en 1544. Total, por una más…

Después de escuchar aquella convocatoria, se celebró un torneo a pie en su honor, esos entretenimientos de la gente pudiente en los que lo mismo te podías llevar una sarta de palos que irte para el otro barrio —que se lo digan a Enrique II, el hijo del francés, que la palmó de la herida que le provocó la astilla de una lanza—; y a continuación se fue de boda, que se casaba el Señor de Arembergue —en la actualidad, Arenberg, en Bélgica. Si te gusta el ciclismo, lo conocerás por ser parte del recorrido de la infernal Paris-Roubaix. Sus tramos más jodidos, por resumir— con la señorita de Bergues, según detalla Foronda y Aguilera. A continuación, hubo comida, y fin de los detalles. Foronda consigna al respecto & & &. O sea, y. Sí. Y, y, y, si nos atenemos al significado de aquel carácter, pues equivale a dicha conjunción copulativa. Traducidlo como queráis.

Por cierto, volviendo a aquella Dieta —asamblea política y legislativa, recuerdo. Nada de estar a dos velas en lo tocante a meterse para el buche— a la que me referí, el emperador Carlos V la declaró abierta el 20 de febrero del año siguiente, 1544. ¿Se arregló algo en ella? Nada. Así que camino abierto para las hostialidades con los príncipes alemanes. Que esas también fueron grandes. Hors catégorie, que diría el francés.

Acerca de Víctor Fernández Correas 41 Articles
Escribo en mi tiempo libre en lugar de echar migas a los patos. Rojiblanco. Y también hago migas extremeñas. Me salen cojonudas. Email: contacto@victorfernandezcorreas.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Ver más

  • Responsable: Florencio Vallinot Tovar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a dinahosting.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.