Marina Fernández, la arquitecta que ha llevado los parasoles de Valverde a la Semana del Diseño de Milán

En primavera de 2019, los parasoles de plásticos reutilizados de Valverde viajaron hasta Milán para ser expuestos en la Semana del Diseño. Un orgullo para nuestra Comarca y un fantástico reconocimiento internacional para una de las arquitectas más vanguardistas de España, la valverdana Marina Fernández, creadora de este proyecto.

Fieles a nuestro compromiso por dar a conocer, y poner en valor, el talento de La Vera, hoy os traemos una larga e interesantísima entrevista con la arquitecta, y diseñadora de Valverde, Marina Fernández.

Actualmente es codirectora de C+ arquitectas, profesora asociada en el Grado de Diseño Integral de la URJC y directora técnica de Supertrama, el programa de Arte Público de Extremadura que nació, precisamente, a partir de su iniciativa Tejiendo la Calle.

Desde 2013, las coloristas sombrillas de ganchillo forman parte del paisaje estival de Valverde de la Vera. Son numeroso los lugareños y turistas que se acercan hasta el pueblo para disfrutar de esta iniciativa elaborada por las mujeres del pueblo bajo la dirección de Marina. Este año, el proyecto ha resultado finalista de un gran concurso internacional, de arte y reciclaje, organizado por la prestigiosa galerista y mecenas italiana Rossana Orlandi.

Marina ¿Cómo te sentiste a ver los parasoles en la muestra de diseño de Milán?

“Es un orgullo que un proyecto, realizado en su mayoría por mujeres, de un pequeño pueblo como el nuestro haya podido tener este alcance. Me encanta poder hacer un proyecto así, junto con los vecinos de mi pueblo, sobre todo con mujeres mayores, y que sea positivo en el entorno”.

¿Qué ha supuesto Tejiendo la Calle en tu carrera profesional?

“Es un proyecto muy valioso para mí y con el que aprendo muchísimo siempre. En cada edición las piezas están mejor elaboradas y tenemos más calles instaladas. Además de trabajar con ganchillo, tratamos de incorporar otras técnicas que faciliten la participación de más personas, nos permitan probar otros sistemas y desarrollar diferentes procesos creativos. Este año hemos trabajado un nuevo formato, los Parasoles Picaos, inspirados en los motivos que se realizaban sobre el guardapiés del traje tradicional. Indagamos sobre los picaos tradicionales e hicimos otras interpretaciones. Para ello hemos introducido un nuevo material: telas producidas a base de botellas de plástico recicladas”. 

C+ y Submarina

Marina Fernández nació en Valverde de La Vera hace 38 años. Fue al instituto Maestro Gonzalo Korreas y estudió Arquitectura en la Universidad Politécnica de Madrid.

“Después de la universidad quise profundizar en el diseño y producción de objetos, entender mejor cómo se hacen las cosas, y realicé un Ciclo Formativo en la Escuela de Arte 12 de Diseño Industrial de Madrid. Posteriormente amplié estudios con un Máster en Investigación en Arte y Creación en Bellas Artes de la UCM, en el que me enfoqué en prácticas artísticas colaborativas e intervenciones en el espacio público”.

Las reformas marcaron el inicio de su carrera profesional. Tras su paso por algunos estudios de arquitectura, a finales de 2009, en plena explosión de la crisis, entra en contacto con los movimientos vanguardistas ligados a Medialab Prado, uno de los lugares emblemáticos en España en cuanto a experimentación social y tecnológica.

“En Medialab colaboré en un taller de visualización de datos que impartía Nerea Calvillo, fundadora de C+ arquitectas,  y una investigadora brillante. En ese momento necesitaban a alguien porque empezaban las obras de una vivienda maravillosa que habían diseñado, la Casa Periscopio en Selva de Mar, Gerona, y tuve la suerte de comenzar a trabajar en el estudio. Gracias a C+ arquitectas pude entender el papel tan relevante que tiene la arquitectura en la vida de las personas y en el medioambiente”.

Ahora eres codirectora de C+ ¿Qué tipo de proyectos desarrolláis?

“En C+ arquitectas, con sede en Londres y Madrid, realizamos trabajos muy diversos, desde reformas de espacios, a diseño de exposiciones e instalaciones efímeras. Nos centramos en lo que llamamos mediaciones medioambientales y lo que hacemos es explorar cómo podemos mejorar las condiciones ambientales, sociales, etc. a través del espacio. En 2011 realizamos el diseño de la exposición Performance y Arquitectura en Tabacalera Madrid (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte), donde hicimos una instalación efímera con tabaco de La Vera: una gran cortina de tabaco realizada por tabaqueros profesionales de Villanueva, tal y como se cuelga el tabaco en los secaderos de la zona. Fue muy emocionante poder llevar un sistema tan particular de La Vera al edificio de la Antigua Fábrica de Tabacos de Madrid, hoy en día centro de arte. El olor a las hojas de tabaco era impactante. Gustó mucho y la mantuvieron durante alguna exposición más.”

También eres responsable de Submarina Estudio ¿Qué es y qué hacéis?

“A través de Submarina Estudio realizo investigaciones más personales, vinculadas a procesos participativos o intervenciones en entornos comunitarios, como Tejiendo la Calle o el proyecto Ecosistema Vegetal, una iniciativa que nos permitió construir piezas con estudiantes con discapacidad intelectual”

¿En qué proyectos estáis inmersos actualmente?

“Estamos desarrollando un sistema de sombras para unos espacios privados que esperamos poder inaugurar la próxima primavera. También con un proyecto con un grupo de investigación en Brasil, con una pequeña biblioteca nómada para centros de arte, y terminando Los Descensos, una proyecto que realizamos el año pasado en un estanque abandonado en La Vaguada, en el marco del programa de arte público Imagina Madrid. Así mismo, estamos en proceso de realización de una reforma en La Vera en un paraje preciosísimo, nos hace mucha ilusión”.

La Vera

Aunque vive en Madrid, La Vera es su espacio de referencia permanente.

“A nivel personal, La Vera es mi casa. Considero que es un entorno que ofrece muchísimas oportunidades, la mayoría aún por explorar. Los lugares donde el hábitat y la naturaleza conviven son cada vez más escasos, a la par que frágiles. Poder hacer arquitectura en un lugar así es un reto y un regalo”.

A nivel arquitectónico ¿cómo ves nuestra Comarca?

“La Vera ha prosperado mucho en los últimos años. Sin embargo desde el punto de vista del diseño, o la arquitectura, muchas edificaciones contemporáneas son un desastre. Se nos olvida el buen hacer de nuestros antepasados, que aunaban arquitectura y entorno en total armonía. En su lugar aparecen la desidia o el desinterés. Así mismo, en mi experiencia, llevar a cabo un buen proyecto en La Vera implica un esfuerzo excesivo. En otros lugares se dan facilidades, aquí se ponen tantas trabas que acabas agotando. Es preciso contar con buenos profesionales, que piensen y diseñen a medio y largo plazo, y entender que es necesario y positivo para todos”.

¿Y cómo te gustaría ver a La Vera en el futuro?

“Me encantaría ver un lugar donde se preste especial atención a los recursos naturales, donde la educación y la cultura sean pilares básicos. Me gustaría seguir viendo el campo cultivado de manera saludable. Un lugar donde haya trabajo y los más jóvenes puedan quedarse. Me gustaría ver una mayor integración entre los nuevos vecinos y los habitantes más arraigados. Igualmente, mayor conexión entre los diferentes pueblos”.

Fotos: Asier Rua

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.